Cataluña y Extremadura, las que más medicamentos retiran en la comunidad andaluza gracias a la receta interoperable

La consejera de Salud, Marina Álvarez, ha resaltado en una respuesta parlamentaria que las comunidades de Cataluña y Extremadura son las que concentran el mayor número de usuarios que han retirado su medicación en farmacias andaluzas este verano gracias a la receta interoperable del Sistema Nacional de Salud. En total, 61.849 personas residentes fuera de Andalucía han podido acceder a su medicación en la comunidad andaluza. 

La titular de Salud ha concretado que 23.053 personas residentes en Cataluña y 9.182 en Extremadura han hecho uso de este servicio. Las oficinas de farmacia andaluzas en las que se ha concentrado mayor demanda de esta prestación son las de Granada (11.962 dispensaciones), seguidas de Málaga (9.072), Almería (8.677), Cádiz (7.994), Jaén (7.870), Huelva (7.319), Córdoba (4.661) y Sevilla (4.294). 

Álvarez ha señalado que esta medida tiene como objetivo que “todos los pacientes puedan moverse por el territorio nacional y obtener sus medicamentos prescritos en cualquier farmacia del país”, independientemente de en qué comunidad hayan sido recetadas y sin tener que acudir a su médico para que les realice anticipos de la misma. 

Álvarez ha manifestado que los andaluces y andaluzas han podido “igualmente obtener su medicación en oficinas de farmacia de cualquier comunidad autónoma excepto Madrid y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla que aún no han incorporado esta prestación”. Con todo ello, ha reiterado, se evitan tareas administrativas para el personal médico y para la población y se mejora la calidad y accesibilidad de los servicios sanitarios públicos.

Para hacer posible la extensión de este proyecto en Andalucía se ha trabajado durante los últimos meses en colaboración con el Ministerio, el resto de comunidades autónomas y el Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, según ha destacado la consejera. 

Marina Álvarez ha recordado que Andalucía fue la “primera comunidad en desarrollar la receta electrónica” en 2003 y, en la actualidad, el “98% de las recetas que se emiten en la comunidad se realizan con formato electrónico”. En el último año, se han realizado más de 163 millones de dispensaciones.

Entre otras ventajas de la receta electrónica se encuentra que el médico puede programar, en una única consulta, la prescripción de medicamentos para un tiempo prolongado, lo que resulta esencial en tratamientos crónicos, pues evita la carga burocrática, ahorrando molestias al paciente. También limita el almacenamiento de medicación en el domicilio y mejora el conocimiento de la adherencia del paciente al tratamiento. Evita casi el 25% de las consultas y favorece la seguridad del paciente mediante la incorporación de sistemas ‘on line’de ayuda a la prescripción, que ayudan a la detección de interacciones medicamentosas, duplicidades terapéuticas, etc. La eliminación del papel en las recetas supone, por último, mayor comodidad para los usuarios y es un elemento de respeto al medio ambiente.