Delegación del Gobierno y CHG presentan un estudio con las alternativas existentes para el control y eliminación del nenúfar mejicano en el rio Guadiana a su paso por Badajoz

La delegada del Gobierno, Yolanda García Seco y el presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadiana, Samuel Moraleda, presentaron hoy un estudio realizado por la CHG, que contempla alternativas y actuaciones de control y eliminación del nenúfar mejicano o lirio amarillo, en el río Guadiana a su paso por Badajoz.

La delegada del Gobierno explicó al respecto que aunque hasta el momento la lucha contra el camalote era una emergencia y era muy urgente atajarlo aunando todos los esfuerzos, “durante este tiempo también hemos sido conscientes de la importancia de actuar sobre otra planta invasora como es el nenúfar mejicano, que aunque por su características no es una planta tan agresiva, se hace necesario igualmente su control y posible eliminación”.

Recordó que la expansión del nenúfar, “que no acaba de aparecer”, tiene lugar desde los años 80 y se produce de forma paulatina dentro de España, quedando restringida al cauce medio del arroyo Cabrera, afluente del río Guadiana.

“Sin embargo, en los últimos años se ha producido una expansión significativa, aunque más lenta y menos agresiva que el camalote; pudiéndose observar poblaciones a lo largo del arroyo Cabrera, así como nuevos núcleos poblacionales dentro de la cuenca del Guadiana, principalmente a su paso por la ciudad de Badajoz y puntualmente en la desembocadura del río Caya”, añadió.

García Seco explicó asimismo que los principales impactos que genera son la ocupación de nichos ecológicos de las especies autóctonas, posibilidad de hibridación, restringe el movimiento del agua, aumenta la tasa de evapotranspiración y dificulta ciertos usos del río (pesca, piragüismo, natación, etc.).

La planta fue declarada como especie invasora en el año 2013 y, a partir de ahí y en distintas etapas, se ha trabajado en la eliminación de la misma, “pero era necesario un estudio de alternativas para contener sus expansión”, declaró García Seco.

En este sentido y con el objetivo de controlar y atajar el problema la Confederación Hidrográfica del Guadiana ha realizado estudio técnico, que ha contado con la información y la colaboración de diversos organismos e instituciones como la Junta de Extremadura; la Universidad de Extremadura; la Comunidad Valenciana, en concreto el Servicio de Vida Silvestre; las asociaciones Adenex; Salvar el Guadiana; Ecologistas Extremadura; Asociación Cívica y SEO Bird Life.

Un estudio que ha sido presentado hoy de forma pública, explicó la delegada del Gobierno y del cual se dará traslado a todas las asociaciones que han participado en la elaboración del mismo, así como a otras instituciones. “Esperaremos las alegaciones que se hagan al mismo para tomar una decisión”, añadió.

“No estamos con los brazos cruzados; se está trabajando en el río para la eliminación del nenúfar”, aseguró García Seco, quien explicó que ya se está trabajando con maquinaria, alguna de ella utilizada para la extracción del camalote, como cosechadoras y vehículos anfibios, aunque reconoció que la eliminación de esta planta no será una tarea fácil.

“Quiero concluir recordando que es un problema antiguo; un problema que lleva mucho tiempo en el río y que, al igual que el camalote, estamos decididos a abordarlo de una manera integral, técnicamente viable y sostenible y con una programación plurianual que nos permita que se le dé continuidad en el tiempo”, añadió agradeciendo asimismo el trabajo de los técnicos de la CHG “por su profesionalidad y seriedad”.