Educación destaca la labor de los orientadores en la apuesta por unir la orientación educativa y la laboral y facilitar la formación a lo largo de la vida

El secretario general de Educación, Rafael Rodríguez de la Cruz, ha destacado el papel “fundamental” de los orientadores en la apuesta de la Junta de Extremadura por unir la orientación educativa y la profesional para facilitar la formación a lo largo de la vida, disminuir el abandono escolar temprano y orientar al alumnado en la elección del mejor camino hacia su vida laboral.

Rafael Rodríguez ha hecho estas declaraciones en la inauguración del III Congreso Internacional de Orientación y el X Encuentro Estatal de Orientación Educativa que se celebra en Badajoz hoy, día 26, y mañana 27 de abril, organizados por la Asociación Profesional de Orientadores de Extremadura (APOEX).

El secretario general de Educación ha dicho que “la labor de los y las profesionales de la orientación educativa es fundamental desde los ámbitos de la acción tutorial, el apoyo al proceso de enseñanza-aprendizaje y la orientación vocacional”, por esta razón la Consejería de Educación y Empleo ha hecho “un importante esfuerzo para incrementar las plantillas de los servicios de orientación de toda la Comunidad”.

Ha explicado que desde el curso 2014-15 la plantilla de orientadores ha pasado de 287 a 325, aumentando en 38 orientadores más, y la de Profesores Técnicos de Servicios a la Comunidad se ha incrementado en 46 efectivos más, pasando de los 91 del curso 2014-2015 a los 137 del curso 2018-2019.

Rodríguez de la Cruz ha valorado la decisión del presidente de la Junta de unir en la misma consejería las competencias de educación y empleo que, entre otros aspectos, “ha favorecido la búsqueda de sinergias de colaboración y estrecha coordinación en todo lo relacionado con una mayor calidad de las acciones de orientación que nuestro alumnado precisa, tanto en las enseñanzas obligatorias como postobligatorias”.

Se ha referido también a las actuaciones que desde la Consejería de Educación y Empleo se han llevado a cabo para potenciar la orientación educativa y profesional, impulsar la formación integral y promover la inserción en el mundo laboral, así como para disminuir el abandono escolar temprano.

Entre dichas actuaciones ha mencionado el Protocolo de Orientación Educativa y Profesional, fundamental en el modelo de orientación del Proyecto Ítaca, que conecta por primera vez el mundo educativo con el laboral, mediante el trabajo coordinado del personal de orientación educativa, educadores sociales y profesorado de Formación de Orientación Laboral de los centros educativos y el personal de orientación de los Centros de Empleo del SEXPE.

Ambos departamentos trabajan juntos en la orientación educativa y laboral del alumnado de los centros educativos y de las personas usuarias del SEXPE que quieran retornar al sistema educativo.

En el marco del Proyecto Ítaca, Rodríguez de la Cruz ha destacado el programa CAEP-Ítaca puesto en marcha en los 24 Centros de Atención Educativa Preferentes de Extremadura, ubicados en entornos socio-económicos vulnerables y con un alto porcentaje de alumnado inmigrante o de etnia gitana.

El objetivo de este programa es potenciar la motivación del alumnado en riesgo de abandono escolar temprano y crear una red de agentes activamente implicados en mejorar el desarrollo integral de toda la comunidad educativa, siendo las familias corresponsables en el proyecto.

En total, los programas que tienen como objetivo la disminución de abandono escolar temprano se han duplicado desde el curso 2014-15 hasta el 2018-20.

Actualmente hay en marcha ocho programas educativos con dicha finalidad: Rema, Impulsa, Comuni@, CAEP, Ilusionarte, Proyect@, Quédate y CAEP-Ìtaca.

El secretario general de Educación ha citado el nuevo Programa Experimental Actívate, puesto en marcha este curso en 50 institutos de la región con el fin de estimular y favorecer la continuidad en el sistema educativo del alumnado que pueda estar en riesgo de abandono escolar temprano.