Fernández Vara subraya que el feminismo no es una ideología, sino una manera de entender y concebir el mundo y la sociedad

Fernández Vara ha realizado estas declaraciones en Mérida durante la celebración, en la Asamblea de Extremadura, del Acto Institucional del Día Internacional de la Mujer, donde ha recordado el hito que supuso la manifestación del 8 de marzo del año pasado, una cita a la que acudieron generaciones completas de mujeres que evidenciaron el cambio que se ha experimentado en los últimos años y la lucha de tantas mujeres para progresar y alcanzar la igualdad real.

En este sentido, ha destacado el papel que ha tenido la Universidad de Extremadura como motor de transformación para la región e “indiscutiblemente” para las mujeres que pudieron acceder a la educación superior para cambiar sus vidas y destinos.

El jefe del Ejecutivo autonómico ha indicado que hay muchos 8 de marzo y ha recordado especialmente tres: el de 1857 por aquellas 123 mujeres que murieron, el de 1975 por ser el año en el que la Organización de Naciones Unidas (ONU) decidió conmemorar el Día Internacional de la Mujer y provocó un año después la primera huelga de mujeres en Islandia y el del año pasado, 2018.

“Ese día cambiaron muchas cosas, ese día tomamos consciencia el conjunto de la sociedad de que esto no podía seguir así, de lo que significan y representan todavía las diferencias y la discriminación”, ha añadido Fernández Vara, quien ha aseverado que aún persisten brechas de género sin que existan razones para ello.

El presidente de la Junta ha considerado que éste es momento para reflexionar y saber que el feminismo no es una ideología, sino una manera de concebir el mundo y una sociedad construida sobre la igualdad en derechos y deberes y sin discriminación.

MUCHO CAMINO POR RECORRER

Ha reconocido que se ha avanzado en estos años pero ha afirmado que aún queda mucho camino por recorrer, probablemente el más difícil, porque aunque se modifiquen las leyes es necesario también cambiar las mentalidades.

Fernández Vara ha manifestado que ocupar los últimos pasos no será fácil y hará falta mucha voluntad y empeño para darle la vuelta a situaciones como el hecho de que en la actualidad de 180 catedráticos en la Universidad de Extremadura solo 30 sean mujeres, a pesar de que las mujeres que acceden a la educación superior son más que los hombres.

El jefe del Ejecutivo extremeño ha recordado la historia de la investigadora Margarita Salas y su lucha por conquistar espacios en los que se reconociera su trabajo pese a las trabas que le ponía el sistema y ha abogado por establecer planteamientos estratégicos claros para posibilitar que las mujeres lleguen a sectores relacionados con la ciencia, la tecnología o las ingenierías.

Guillermo Fernández Vara ha insistido en todo lo que falta aún por conquistar y ha apelado al protagonismo claro de las mujeres. “De ellas depende el destino y de la capacidad que tengamos para asumir que el camino lo tenemos que recorrer juntos”, ha concluido.