La cosmopolita diseñadora Sybilla, Premio Pop Eye de Moda 2019

Sybilla, una de las grandes diseñadoras españolas, ha sido galardonada con el Premio POP EYE de MODA 2019 por su condición de icono del diseño de moda a nivel internacional.
El Jurado de los Premios Nacionales de la Música y las Artes ha destacado que “Sybilla fue todo un referente de la moda en los años 80 y 90. Pocos diseñadores –quizá Fortuny y Balenciaga– ubicados en España han logrado la proyección y el crecimiento de Sybilla”
Sybilla Sorondo Myelzwinska nació en Nueva York, en 1963, de padre argentino y madre polaca. Pronto se trasladó a Madrid. En el año 83, desde el sótano de la casa de su padre, el diplomático Jorge Sorondo, comenzó a producir sus propias prendas y tres años después ya contaba con una tienda propia y desfilaba sobre la siempre disputada pasarela de Milán.
Con sus perchas de alambre y sus vestidos de novia, su tienda taller bien podría haber sido la guarida de Mary Poppins, de un personaje de cuento por cuya casa se dejarían caer las chicas para convertirse en ellas mismas… y también en otras.
Su marca siempre ha representado la antesala de un sueño. No de los antiguos cuentos de hadas, sino de aquellos más surrealistas y poblados con un imaginario cosmopolita.
El Jurado reseña que “Sybilla es capaz de narrar 24 horas de la vida de una mujer sin encorsetarla nunca dentro de un rol; para ella la seducción nunca ha sido cuestión de longitud ni de escote sino de inteligencia”.
“Para Sybilla, todo es lo de siempre y todo es siempre nuevo. Se mueve como una funambulista entre líneas y arabescos, a la vez heredera de Balenciaga y de Yves Saint Laurent. Con Sybilla, incluso un final trae la promesa de un nuevo comienzo, hasta que acaben el día y la noche. Para vivir, a fin de cuentas”.
A finales de los noventa retoma la actividad, este vez mediante su línea Sybilla Noche y extiende sus diseños a ámbitos como el mobiliario o la cerámica. “A los 18 años diseñaba vestidos porque, en ese momento, era mi manera de comunicarme con mi entorno. Con los años he ido cambiando y ampliando intereses y necesidades. De manera natural me he puesto a diseñar cosas que las cubrieran o a buscar a gente que propusiera alternativas y darlas a conocer”.
Los diseños de Sybilla, que durante mucho tiempo vistió a gran parte del star system nacional, se caracterizaron por los colores vivos y las formas sencillas pero oníricas. Alérgica a las prisas y a los nuevos medios, vivió durante un tiempo alejada del foco mediático y volcada en proyectos específicos –como por ejemplo una bolsa solidaria– que consideraba interesantes.
Entre sus colaboradores habituales se encontraban artistas de la talla de Juan Gatti o Javier Vallhonrat: “Cuando los conocí sentí que encontraba a unos hermanos mellizos perdidos. ¡Nos unían tantas cosas! Era muy estimulante y nos empujábamos mutuamente”, comenta la diseñadora.