La exposición “Del arca de las tres llaves a la nube” comienza la itinerancia en Casar de Cáceres

Tras haber estado abierta al público en la Sala Pintores 10 de Cáceres, la exposición titulada “Del arca de las tres llaves a la nube”, la Diputación de Cáceres, tal como anunció en su día el diputado de Cultura y Deportes, Fernando Grande Cano, la lleva a Casar de Cáceres, comenzando así la itinerancia de una muestra conformada por patrimonio documental de archivos de 16 municipios de la provincia -Alcántara, Alía, Aliseda, Arroyo de la Luz, Casar de Cáceres, Cañamero, Ceclavín, Garrovillas de Alconétar, Guadalupe, Logrosán, Malpartida de Cáceres, Nuñomoral, Pinofranqueado, Torre de Don Miguel, Valnecia de Alcántara y Zorita-.
La exposición, tal como se presentó en la capital cacereña, está conformada por documentos de los distintos municipios y que van de 1341 a 1971, entre los que destacan disposiciones reales recibidas en los ayuntamientos, miniados, sellos, soportes en pergamino… junto a otros documentos como cartillas de racionamiento de la posguerra, fotografías, deslindes, documentos sobre epidemias de viruela o cólera, tarjetas de identidad de la Guerra Civil, expedientes de quintas, etcétera.
Además, y para ilustrar el título de la exposición, se pudo contemplar un arca de las tres llaves. Estas arcas fueron los primitivos archivos, el lugar donde los concejos, antiguos ayuntamientos, guardaban la documentación más importante. En este caso, el arca expuesto pertenece al Obispado de Coria Cáceres.
Las arcas de las tres llaves se hicieron obligatorias gracias a la Real Pragmática de 9 de junio de 1500 de los Reyes Católicos: “… que hagan arca donde estén los privilegios y escrituras del Concejo a buen recaudo, que a lo menos tengan tres llaves, que una la tenga la Justicia, y la otra uno de los regidores, y la otra el escribano del Concejo, de manera que no se puedan sacar de allí…”.
A partir de este viernes 14 de febrero y hasta el 27, la exposición permanecerá abierta en la Casa de Cultura de Casar de Cáceres, enmarcándola en los actos de la “VII Semana del Privilegio Histórico”, destacando los documentos más relevantes del municipio, por ejemplo, el traslado de confirmación en 1790 de Carlos IV al lugar de Casar de Cáceres, de un privilegio de Sancho IV, otorgándoles el que nadie pudiera poseer heredad adehesada a distancia menor de media legua alrededor del pueblo. Junto a él se muestran dos disposiciones de Carlos I (una de ellas con sello de placa), una carta de venta de unas viñas, un registro de actas del Pleno de 1795 o las Respuestas Generales del Catastro del Marqués de la Ensenada encuadernadas en piel.
El fin último de esta muestra es acercar el rico patrimonio documental a todos los ciudadanos para que conozcan de cerca las piezas documentales que constituyen la memoria de sus pueblos, vestigios de un pasado remoto, en documentos con más de cinco siglos de antigüedad.