La Fundación Yuste abre la convocatoria para el XIV Premio Europeo Carlos V en su 25 aniversario

La Fundación Academia Europea e Iberoamericana de Yuste ha abierto el plazo para presentar candidaturas a la XIV edición del Premio Europeo Carlos V, al que pueden optar personas, organizaciones, proyectos o iniciativas que hayan contribuido al conocimiento de los valores de Europa y al proceso de construcción e integración del Viejo Continente.

La nueva edición del Premio ha sido presentada este miércoles en Mérida por la directora general de Acción Exterior y presidenta de la Comisión Ejecutiva de la Fundación Yuste, Rosa Balas, y por el director de la Fundación, Juan Carlos Moreno, quienes han anunciado que el plazo de presentación de candidaturas estará abierto hasta el próximo 15 de febrero.

De acuerdo con las bases de la convocatoria, que han sido publicadas en el Diario Oficial de Extremadura, el galardón está dotado con 30.000 euros y se entregará, como es tradicional, en un acto presidido por el rey Felipe VI, en torno al próximo 9 de mayo, Día de Europa, en el Real Monasterio de Yuste.

Durante la presentación de esta nueva edición, la directora general de Acción Exterior ha recordado que la Fundación Academia Europea e Iberoamérica de Yuste convoca este galardón desde 1995 y, por lo tanto, este año se cumplen 25 años de la entrega del primer Premio Europeo Carlos V, que recayó en la persona de Jacques Delors “por su espíritu abierto, tolerante y partidario de un modelo europeo de sociedad basado en la defensa de los valores de la democracia y los derechos humanos».

En este sentido, Rosa Balas añadió que la Fundación Yuste promueve el Premio Europeo Carlos V porque “entendemos que Europa es una, un espacio vital, una forma de entender la vida y de defender unos valores y unos derechos que edifican una sociedad más justa, más igualitaria, más solidaria y más libre”, de ahí que quiera reconocer a personalidades, iniciativas, instituciones y proyectos que han destacado por su compromiso a favor de la UE o por su contribución al engrandecimiento de los valores culturales, científicos o históricos de Europa”.

Para la presidenta de la Comisión Ejecutiva, Europa también es una cartografía de emociones “porque ser europeísta es sentirse activista en la defensa de esos derechos y libertades”.

Aquí se refirió especialmente a los distintos retos que Europa tiene por delante, como la salida de Reino Unido del proyecto europeo, lo que supone “volver a colocar unas fronteras que ya se habían borrado”, e hizo referencia a la necesidad imperante de revertir el cambio climático y de dar una respuesta común a los movimientos migratorios.