La Guardia Civil sorprende a una persona vendiendo productos falsificados valorados en unos 3.000 €

Agentes de la Guardia Civil pertenecientes al Puesto de Zarza de Granadilla (Cáceres), tras recibir aviso del posible establecimiento  de puestos ilegales en el mercadillo de la localidad de Ahigal (Cáceres), sorprendieron a una persona (varón de 28 años) vecino de Navalmoral de la Mata (Cáceres), que se encontraba vendiendo numerosas prendas textiles y otro tipo de objetos tales como bolsos y gafas de sol, falsificados en cuanto a sus marcas y logotipos. La Guardia Civil ha procedido a la instrucción de diligencias por un supuesto delito contra la propiedad industrial.

LOS HECHOS
El pasado día 01 de abril de 2018, agentes de la Guardia Civil del Puesto de Zarza de Granadilla (Cáceres), tienen conocimiento gracias a la colaboración ciudadana, de que en el mercadillo situado en la localidad de Ahigal (Cáceres), una persona se encontraba vendiendo numerosas prendas textiles, así como otros accesorios tales como bolsos y gafas de sol, supuestamente falsificados en cuanto a sus marcas y logotipos.

En la inspección realizada por la Guardia Civil, se pudo detectar que el puesto de venta ambulante se encontraba sin autorización municipal, y quetenía dispuestas para su venta un total de 78 prendas de diferentes marcas, así como 18 gafas de sol y 3 bolsos, todos ellos supuestamente falsificados, no pudiendo acreditar el propietario su legal procedencia. Las prendas y el resto de objetos, han quedado a disposición judicial, procediendo la Guardia Civil a la instrucción de diligencias como supuesto autor de un delito contra la propiedad industrial.

​De haberse llevado a cabo la venta de todas las prendas, la estafa producida hubiera alcanzando los 3.000,00 €, perjudicando de esta forma a los propios consumidores, a los establecimientos de venta de estos productos, a las propias marcas y a la Hacienda Pública.

​La Guardia Civil realiza constantemente este tipo de inspecciones, dentro del Plan establecido para un Comercio Seguro, garantizando así la legalidad de los productos puestos a la venta a los consumidores, eintentando evitar de esta forma la comisión de delitos contra el orden socioeconómico en este sector.